SALUD DEL ADOLESCENTE

 
 
EFECTO PARADOJAL DE LA PANDEMIA COVID 19 
EN LOS ADOLESCENTES 
 
El COMITÉ DE SALUD INTEGRAL DEL ADOLESCENTE DE LA AMA, desea compartir con la comunidad médica y las familias argentinas, algunas reflexiones vinculadas a la vida de los Adolescentes en tiempos de cuarentena. 
 
La Adolescencia, esquemáticamente, se la puede dividir en: a) un proceso orgánico y físico y b) un proceso de maduración psicológica y social. Padres, médicos dedicados a la atención de este grupo etario, profesores de escuelas secundarias y aquellos que están en contacto con el mundo de los adolescentes, describen a esta etapa, como un momento de gran convulsión y conflictividad. 
 
Esto es esperable ya que, el Adolescente debe evolucionar hacia convertirse en un Adulto responsable en su vida. Lo expresado conlleva a la resolución de algunas preguntas cruciales, entre ellas ¿quién soy? ¿qué carrera elegiré? También entre las tareas, está la resolución de la Identidad Sexual y el desarrollo de la personalidad de ese futuro adulto, en que se convertirá el adolescente. Cómo vemos en forma sintética, ya que el fin de esta nota, no es convertirse en un tratado en Adolescencia, este período que atravesamos los humanos no es simple, sino todo lo contrario, es muy complejo y problemático. 
 
Imaginarnos, partiendo de la situación en la que la sociedad está inmersa en esta pandemia por COVID-19, sobre lo que puede ocurrirle en su vida a un Adolescente frente a este aislamiento. Imaginar las consecuencias y resultados del aislamiento social necesario para neutralizar los contagios por parte del virus, pueden ser nocivos en el desarrollo psicológico y social del  Adolescente. Pero la realidad nos supera.  
 
Leyendo la publicación realizada por la UNICEF (Adolescentes en tiempos de #Covod19. Unicef, Argentina. www.unicef.org), en el marco de esta pandemia al estimular a los Adolescentes de distintas áreas de nuestro país a responder sobre su opinión sobre el aislamiento por la pandemia; las respuesta de algunos ellos, hacen que reflexionemos sobre los daños colaterales de esta pandemia. Algunos de estos podrían, no impactar negativamente, en la evolución psicológica y social de los adolescentes.  
 
 Algunas de sus respuestas en esta propuesta llevada a cabo por UNICEF, fueron: 
 
“Los obstáculos a los que me enfrenté fue el internet por ser muy lento, y la solución que encontré fue despertándome por la madrugada y descargándolo. Me comunico con los profesores por WhatsApp”,  
cuenta Judith de la sede Santo Domingo de la Secundaria Rural mediada por Tecnologías N° 1 en Jujuy. 
 
“Lo que más me gustaría hacer cuando termine el aislamiento es volver a la escuela y reencontrarme con mis amigos” 
Lucas, de la sede Taco Rodeo de la Secundaria Rural mediada por Tecnologías en Tucumán 
 
“Siento que deberíamos aprovechar este tiempo para pensar, para meditar, para conocernos a nosotros mismos y también a las personas con quienes estamos conviviendo” 
Camila, delegada del Consejo Consultivo de Participación Adolescente de Posadas, Misiones. 
 
El marco social que le ofrece actualmente la sociedad adulta a los adolescentes, es la exaltación de todo lo material y conductas egocéntricas. Basta mirar los mensajes publicitarios en la cual se estimula lo material, la búsqueda del éxito en su fin mismo, sin importar los valores morales y éticos para obtenerlo; la valoración del otro, no por lo que es como persona, sino por lo que trae en sus bolsillos. Flagelos como la droga y el alcoholismo crecen en este caldo de cultivo. 
 
Ahora bien, la presencia del aislamiento social por la pandemia, paradójicamente ha sido un arma inesperada para los padres y la sociedad en su conjunto, para reevaluar el mensaje de “modelo de vida” que deseamos enviarles a nuestros futuros dirigentes. 
 
¿Deseamos que sigan siendo individualistas y que las costumbres de la previa al boliche, entre otras cosas sigan manejando y destruyendo la vida de los jóvenes? o ¿los adultos asumimos nuestro rol y comenzamos a cambiar este mensaje consumista por un mensaje social solidario de vida más sana, haciendo enfoque en lo espiritual y solidario de la vida?  
 
Muchos jóvenes en tiempos de pandemia han optado por lo último. Las noticias nos muestras jóvenes de la UBA, por ejemplo, la Facultad de Medicina ayudando a aquellos que les falta el alimento, acercándole un plato de comida. 
 
La pandemia nos da la posibilidad a los adultos a reflexionar y asumir nuestro rol como padres responsables que asumen su compromiso en la educación de nuestros hijos. Al respecto, nos permitimos recordar una definición publicada en un reciente trabajo en la Revista de la AMA, que dice: 
 
“…los adolescentes son como un río, que por momentos está sereno y por otros tormentoso. Los padres son las orillas de ese río, permitiendo el desborde controlado de ese río y conteniéndolos en los momentos de serenidad…” 
 
Hoy los padres ya no pueden quejarse, que no tienen tiempo para compartir momentos con sus hijos, a través del juego y la reflexión. “La cuarentena”, en su daño colateral, nos ha dado, paradójicamente, ese tiempo. 
No solo es una posibilidad, sino una obligación aprovechar estos momentos para enseñarles a nuestros hijos a conectarse con su interior. A poner en palabras todos aquellos pensamientos que surgen de emociones escondidas y contenidas del corazón. Enseñarles a expresar con palabras sus enojos, confusiones y hasta sus alegrías redundando, en un cambio positivo en la vida de nuestros hijos. Aprovechemos este efecto paradojal que la cuarentena nos brinda. Una oportunidad impensada... 
 
 
COMITÉ DE SALUD INTEGRAL DEL ADOLESCENTE DE LA AMA
Integrantes: Dres. José A. Pellegrino, Laura Freider, Silvina Valenti y Gladys Fernández.
Asesores Científicos: Profs. Dres. Germán Falke, Carlos Mercau y Silvio Tatti.
 
 
Invitamos a todos aquellos profesionales de la salud que quieran sumarse a este Comité se contacten con cualquiera de nosotros.